DECIDE TU



Que sobrecogedor es seguir descubriendo atrocidades que llevan años sucediendo, silenciosas y sigilosas. Todas creadas por hombres y mujeres que golpean a la cara la ley de la naturaleza y lo cambian todo, lo destruyen todo. Devastan la tierra, crean epidemias, generan terremotos, guerras, hambre y con todo esto y más, se llevan a centenares de hombres y mujeres como ellos diariamente.
 
Luego estamos los mas afortunados, o al menos eso creemos los que no estamos muriendo de hambre, sin casa y sin tierra.
Los que compramos comida sin cuestionar su procedencia, los que vestimos sin llorar por los que sí lo hacen mientras cosen desde los 5 años.   Nosotros, tan afortunados que miramos la vida pasar en una pantalla de último modelo porque, ser afortunado significa hacerse el loco, vivir y dejar que metan en tu casa, en tu boca y en tu sangre el dolor de otros y de la misma tierra que te sostiene y dejarte matar lentamente por la espalda.



                                                         

Con este post de hoy, sólo estoy invitando a todas las mujeres a que se hagan responsables de su salud.
Que se sientan libres y que sus acciones sean consecuentes con este sentimiento. Que no dejen que sigan utilizando sus cuerpos, su salud y su fertilidad a cambio de una supuesta comodidad creada por un grupo de expertos en marketing, que nada saben sobre el ciclo menstrual de la mujer.

Quiero presentaros dos de otros tantos componentes químicos que llevan las compresas y los tampax del 99% de las marcas no ecológicas.
Componentes químicos que generan mayor sangrado y por consiguiente, mayor consumo. (entre otras muchas y terribles enfermedades)

ASBETO:
El Asbeto es un mineral natural fibroso, que   sigue teniendo un uso comercial debido a su extraordinaria resistencia a la tensión, su escasa termo conductividad y su relativa resistencia al ataque químico. Este particular mineral se utiliza en el aislamiento de los edificios, como componente de diversos productos (tejas, tuberías de agua, mantas ignífugas y envases médicos), como aditivo de los plásticos y en la industria automovilística (revestimiento de embragues y frenos, juntas y amortiguadores).
Todas las formas de asbesto son cancerígenas para el ser humano. La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, es causa de cáncer de pulmón, laringe y ovario, así como de mesotelioma (un cáncer del revestimiento de las cavidades pleural y peritoneal). La exposición al asbesto también puede causar otras enfermedades, como la asbestosis (una forma de fibrosis pulmonar), además de placas, engrosamientos y derrames pleurales.

DIOXIN:
La dioxina es un componente altamente tóxico, su función es la de blanquear las fibras del tampax y las compresas.
Es potencialmente cancerígena y tóxica para el sistema inmunológico y reproductor. Causa alteraciones en la mucosa del útero Y endometrio llegando a crear endometriosis ( uno de los mayores problemas relacionados con la infertilidad). También es causante de mal formaciones fetales y cáncer de cervix.

Cuando leo la composición y efecto en el cuerpo de estos tóxicos y de que manera llegan a formar parte de nuestra vida diaria, destrozando y violando nuestro cuerpos, me estremezco y quiero salir corriendo y gritar.

Mi historia personal:

Tengo 32 años y una hija de 7. Esto quiere decir que en 20 años, mi aparato reproductor ha tenido experiencias trascendentales que han generado cambios visibles en mis ciclos.
Sin embargo, había algo que no cambiaba, mas bien empeoraba con el tiempo, hasta que un día algo sucedió.
Mis periodos siempre fueron de 6 y 7 días, abundantes y en los últimos años con el extraño suceso de desprendimiento de coagulación, algo, que según voy viendo en mis consultas, es normal en muchas mujeres.
Hace menos de un año cambie mis compresas habituales por unas ecológicas. Desde entonces tengo periodos de 3 o 4 días, no abundantes y sin molestias…incluso la excesiva apatía y cansancio que solía atribuir al desgaste menstrual, ha ido desvaneciendo en estos   meses.
Este es solo un breve resumen de mi experiencia.
Pero investigando en varios blogs de salud tanto de aquí como de Estados Unidos, me he encontrado con terroríficas historias de mujeres que han sufrido efectos mucho mas graves.

Sin duda la parte más indignante de esto, es que La Organización Mundial de la Salud (OMS) durante los últimos 60 años se ha visto sacudida por una lista interminable de escándalos internacionales por corrupción. Estos escándalos han girado siempre alrededor de la utilización internacional de productos tóxicos, nocivos o mortales para el ser humano. En esta lista brillan productos que atentan contra la integridad física de la humanidad. Por ejemplo, el uso de la dioxina y el asbesto entre muchas más.

Quizá no podemos impedir que saquen estos productos del mercado, pero podemos elegir no enfermar a costa de la riqueza de pocos.
Podemos elegir no consumir más este tipo de producto, que esclaviza, viola, y tortura lentamente nuestro cuerpo y nuestra integridad, además de arrebatarnos la fuerza de nuestra esencia mas primaria, ser madres saludables y mujeres creativas desde el útero hasta la mente.

Siguiendo con mi linea de trabajo y entendimiento de la salud de forma íntegra, siento que, además, el tapón es un hábito   que choca contra la naturaleza de la mujer para poder ser aceptada por el sistema patriarcal.

Desde una visión energética, la regla es una descarga de flujo que tiene un recorrido descendiente, este flujo necesita libertad y movimiento, usando tampón ( que su mismo nombre lo dice) obstruyes todo flujo de energía que necesite liberarse.
A nivel emocional (otro aspecto que regula nuestra salud), el tampón es un rechazo propio. Es esconder lo que es. Es sentirte incómoda y sucia por ser mujer.
Pero sin duda, a nivel físico, el tampón, es el mayor agresor posible contra el aparato reproductor femenino. Un agresor que seca la mucosa e intoxica todo el sistema reproductor incluso llegando a causar la muerte con el shock tóxico; una callada pero muy presente enfermedad que ha causado el sufrimiento a muchas mujeres durante décadas.

Te invito a   tomar una determinación para parar este comercio insoluble, vulgar y abusivo. Por ti, por tus hijas y por todas las mujeres del mundo que hoy usan un producto íntimo y seriamente destructivo.

Os dejo con una historia reciente, la historia de Lauren Wasser de 24 años, la chica que perdió la pierna por el uso del tampax.

[http://www.vice.com/es\_mx/read/shock-toxico-esta-mujer-demando-a-una-empresa-de-tampones-despues-de-que-le-amputaron-la-pierna]

Hay muchas formas de vivir la vida, y cada una de esas formas es perfecta si está hecha desde el corazón. Pero sólo hay una forma de vivir la vida con plenitud, y es con conciencia. No cierres los ojos, decide tú por donde quieres ir.

Cualquier duda o consulta, por favor escríbeme.

Natalia.

2 comentarios:

  1. hola Natalia
    muchas gracias por tanta sabiduria con amor que nos regalas
    yo ndo algo perdida en este tema, y quiero cabiarlo, jeje
    cuales me recomiendas tu?
    gracias
    LUR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!

      Pues hay varias marcas de compresas ecológicas. Sin embargo yo creo que la mejor opción es la copa!
      sencilla, higiénica y sobretodo, reduces así el consumo mensual de compresas, favoreciendo tu economía y el bien estar del planeta.

      Eliminar