YLANG-YLANG

SINDROME PRE MENSTRUAL

Me resultan muy interesantes los trastornos que sufre el cuerpo de la mujer, que, como el síndrome premenstrual, después de muchos estudios estadísticos y congresos ginecológicos desde los años 80 cuando se “popularizo”, no hayan tenido un diagnóstico específico y hayan servido sólo para que la visión patriarcal y angosta que se tiene a la hora de tratar a las mujeres se sensibilice.

El síndrome premenstrual está íntimamente relacionado con el estado creativo en el que se encuentra la mujer.
Nuestro ciclo menstrual es el código que nos permite entender la fases por las que pasamos cada 28 días.
La ovulación, en ciclos regulares, suele empezar el día 14 después de la menstruación y finalizar el día 21.
Éstos son 7 días muy importantes para la mujer, que se alza como la primavera y esparce su tierra fértil.
Son días en los que se incrementa la producción de hormonas (estrógeno y progesterona) preparando el endometrio para la implantación del embrión. Pero no sólo es un periodo de preparación para la gestación, sino para abrir la puerta  a todas las ideas creativas relacionadas con la vida laboral, social, familiar o personal que se tienen y llevarlas a cabo.
El síndrome premenstrual es, entre otras cosas, un indicativo de que nuestra energía creativa está contenida o estancada, una señal clara del cuerpo para recordarte cada mes que pongas atención a tu vida y desarrolles toda tu creatividad quitando del medio cualquier obstáculo del ámbito que sea, que reprima tu cualidad femenina.
Sin duda, escuchar el cuerpo es la mejor forma para salir de hábitos emocionales y alimenticios que sin darnos cuenta, poco a poco generan enfermedad, o mejor dicho, desequilibrio.


(Andrew Gallo)

Son tantos los síntomas que pueden tener la mujeres en este periodo premenstrual, que me parece interesante dividir estos síntomas en dos. Dos energías, dos órganos, dos emociones, dos formas posibles de equilibrar la causa.

La primera causa es una causa yang (energía contractiva).
Los síntomas que tienes con una condición muy yang, es decir, una condición muy contractiva son:
- agresividad
- ansias de comer sal
- hinchazón y dolor de pecho
- ira
- irritabilidad
Estos síntomas son provocados por el mal funcionamiento del Hígado que, aparte de ser un órgano metabólico que gestiona funciones digestivas, circulatorias y excretoras, se encarga de del aparato reproductor de la mujer.

Si te sientes identificada con estos síntomas de más tensión e incluso de absurda furia inesperada, o tienes reacciones fuera de lugar por razones que no lo merecían, lo primero, en mi opinión no es sólo pensar en cambiar la dieta, que también!
Lo primero es hacerte tres listas, una, de las cosas que haces en tu vida cotidiana que te encantan y otra, de las cosas que tienes que hacer en tu día a día y te hacen infeliz y te generan frustración y tensión.
De la lista positiva escoge las dos cosas que más te gustan y proponte hacerlas más veces y de la lista negativa, descarta dos cosas que definitivamente no soportes y toma la determinación de no hacerlas. Tenemos que aprender a eliminar las cosas tóxicas que creemos tenemos que hacer por fuerza y empoderarnos de nuestra felicidad.
La tercera lista será de las cosas que no haces y te encantaría hacer. Esta tercera lista la vas a hacer con mucho mimo y la vas a poner en un lugar visible, para que cada día recuerdes o tomes fuerza para hacer lo que realmente quieres hacer e ir de este modo cultivando tu energía creativa.
Incluir nuevos hábitos también puede ayudar a que tu Hígado se relaje y tu tensión reduzca. 
Una de las terapias que mejor funcionan para mujeres que tienen mucha tensión interna, son las clases de canto. El canto es una forma liberadora de relajar y soltar un Hígado tenso. Si no tienes tiempo de ir a clases de canto, pues escoge tus canciones preferidas y dedícale 10 mn al día para cantarlas a todo volumen, soltando, liberando desde dentro toda la tensión que se acumula y no dejamos salir.

De tu dieta eliminaría todos los alimentos que tensan el hígado. Horneados, carne, comida tostada, exceso de sal, huevos y grasas saturadas, comidas que curiosamente a una mujer con hígado tenso más le apetece comer.

Voy a hacerte una pequeña lista de alimentos que incluiría en tu dieta diaria si éste es tu problema.
- germinados
- apio
- setas
- alcachofas
- escarola
- rábanos
- endivias
- guisantes
- pepino
- alga wakame
- vinagre de arroz
- bulgur
- ciruelas
- frambuesas
- mandarinas
Y siempre que comas, recuerda, masticar muchas veces, respirar, comer con calma y no olvidarte que no hay obligación más importante que preservar tu salud y tu paz interior.
La segunda causa, es una causa YIn ( energía expansiva)
Los síntomas de una causa más Yin son:

- ansia de comer dulces
- ansiedad o angustia
- depresión
- inestabilidad emocional
- letargo
- ganas constantes de llorar
- cansancio
- pereza

Estos síntomas son provocados por un exceso de energía expansiva en tu cuerpo y por un desequilibrio de azúcar en sangre que afecta al páncreas, un órgano muy importante ya que segrega hormonas como insulina y glucagón encargadas de regular lo niveles altos y bajos de azúcar en sangre, y, entre otras muchas cuestiones físicas para el buen funcionamiento de la energía de tu cuerpo, equilibrar tus estados emocionales.

Usualmente, un desequilibrio en páncreas a nivel emocional, se ve reflejado en mujeres que no saben soltar el control, que lo quieren todo perfecto al milímetro, mujeres que no saben delegar en otros, mujeres que no llevan bien las críticas y que en apariencia se ven muy seguras pero por dentro no lo son.
Este exceso de control te impulsa a desear dulce constantemente, sobre todo en horas de la tarde. Pues bien, este exceso de dulce  está alterando los niveles de azúcar en sangre y creando toda esta confusión emocional.
Es también usual, que una mujer con desequilibrio en páncreas, cuando está en el periodo premenstrual se vuelva inconformista, se vea fea, tenga la autoestima baja, se sienta agredida y protagonista de todos los comentarios o miradas de los demás, le coja fastidio a su casa y se sienta miserable.
Si es así, te propongo que cada vez que llegues a este punto de agresión inconsciente, te des una ducha larga, limpiando tu cuerpo con mimo. Luego llena la bañera con agua tibia y endulza el agua con aceites esenciales de rosa, geranio e ylang ylang. Si tu tristeza es muy grande añade también unas gotitas de aceite esencial de mandarina (perfecto para dar alegría).
Sumérgete en este agua dulce y llena de energía femenina. Cierra tus ojos y respira la belleza de las flores y repite en cada exhalación “yo soy la infinita belleza, yo soy la infinita belleza”.
Puedes estar unos 20 mn en la bañera.
Cuando salgas y te vistas, vas a escribirle una carta a tu cuerpo, como si fuera una carta de amor y perdón a un novio o amigo, dándole las gracias por todas las cosas positivas a las que has llegado con él, toda la fuerza que ha tenido en tantas circunstancias y recordándole todas las cosas que te gustan de el.
Está es una terapia de reencuentro con tu ser, que desea ser amado.
¿Qué cosas puedes hacer para relajar tu páncreas?
Cambia la rutina de tus días, si siempre sueles hacer todo en el mismo orden, cámbialo! Cambia las cosas de tu casa de sitio, delega en tus hijos, pareja o equipo de trabajo tareas que ellos también pueden hacer.  Desmelénate un poco.
El ejercicio físico aeróbico es muy bueno para ti, sobretodo bailar, ya que no hay un patrón constante.
De tu dieta eliminaría los huevos, el pollo, azúcar, atún y comida muy seca.

La lista de cosas que incluiría en tu dieta sería:

- col
- calabaza
- judías
- cebolla
- zanahoria
- garbanzos
- azukis

Las cocciones largas, a fuego lento o a presión.

“Nuestro cuerpo y su funcionamiento, es una reproducción del biorritmo de la tierra. Si te acercas a ella desde una visión mas amplia y observas las estaciones y todo lo que ellas traen consigo y entiendes que tú también formas parte de ese cambio constante, te será fácil saber que necesita tu cuerpo para estar en equilibrio” 




Si necesitas información más personalizada, escríbeme.

8 comentarios:

  1. Hola Natalia ,
    me ha encantado tu entrada y me he enamorado del aceite de mandarina sin haberlo probado aún.
    Me gustaría mas información así como ver si es posible tu asesoramiento.
    Estoy empezando a escucharme pero tengo mucho camino por delante.
    ya me comentas visitas
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Me alegra que te guste! Si, la esencia de naranja o madrina son maravillosas para subir los ánimos y llenarlo todo de felicidad!
    incluso un té con cascara de naranja funciona, le da alegría al espíritu.
    Cuando quieras te puedo dar asesoramiento. Ponte en contacto conmigo por medio del mail ( el formulario de contacto) y nos ponemos manos a la obra!
    Un abrazo

    Natalia J.Restrepo

    ResponderEliminar
  3. Wow... Gracias por esta información tan valiosa!! Me he identificado tanto con los síntomas de la causa Yin, que me he asustado!!
    Pondré en práctica tus consejos para ver si puedo eliminar, o al menos mitigar, ese estado terrible en el que me encuentro 7 días al mes...
    Gracias de nuevo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Que bien! pues si te has sentido identificada, observa que sucede si vas cambiando ciertos hábitos!

    Un saludo

    Natalia J.Restrepo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Natalia! Gracias por compartir <3

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado esta entrada. He descubierto que yo voy oscilando del yin al yang, depende de ciclos menstruales. Curioso.
    Un saludo.
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Que bien! Pues ya sabes, cualquier duda puedes escribirme!

    ResponderEliminar