SEGUNDA PARTE


Sabía de la profundidad de mi pregunta, que siempre hago en mi consulta como primera entrada, y a la cual responden la mayoría de mujeres en el acto casi sin pensar, con miedo muchas veces a que las paredes y los fantasmas de la herencia cultural fuesen a juzgarlas.
 “¿ Por qué es precioso crear un ser que vas a amar?”, “porque es la ley de la naturaleza y siento el llamado”, “porque estoy llena de amor y quiero entregarlo”, o “porque se me hace tarde”. Esta última respuesta la hace la gran mayoría, y la gran mayoría de mujeres que responden esto, llevan tiempo intentando quedarse embarazadas.

— Tengo que pensarlo —, esta fue su respuesta mientras sujetaba la taza con las dos manos y perdía la mirada en el té verde que seguía soplando mientras pensaba.

En la delicadeza de su rostro pude percibir palpitaciones en sus mejillas y hondas de tristeza en sus labios que parecían estar secándose como si un remolino marino la estuviese empujando al centro de su interior y ella fuese desapareciendo. Cerró sus ojos como concluyendo su aspiración total y entonces cayó su primera lágrima.
La sentí como la primera lágrima, porque parecía haber sido una lágrima contenida en el tiempo. Una lágrima de esas que se guardan con recelo. La lágrima que contiene todo el arsenal de emociones, frustraciones, silencios, gritos ahogados, desgarros en el tórax y la asfixia que provoca la abdicación.

Sus labios largos tomaron forma de montaña y su barbilla temblaba.
Creo, que a pesar de las tantas veces que nos habíamos visto, esta vez sentía vergüenza de abrir los ojos y sentirse confesada frente a mi.

Y  ahí estaba yo, yo y mi tara frente a las emociones que me tocan el alma, “cuando algo me llega muy adentro me quedo sin voz”. Sin voz como si  pequeños duendes pusieran una placa metálica en mi garganta, pero mi deseo de hablar es tan grande que mi cerebro entra en crisis nerviosa y las ideas se confunden.

En mi desorden mental, había una claridad, y era que la entendía, y entenderla me provocaba unas ganas terribles de llorar, de llorar a mis abuelas. Una que casaron a los 16 y tuvo sus hijos sin saber si quiera como se hacían, de llorar a mis tías, unas porque fueron madres muy jóvenes y otras porque nunca los pudieron tener, de llorar a todas las mujeres que hoy guardo en mis membranas y en mis memorias. Mujeres, que hoy siguen sufriendo el peso de no haber disfrutado de una maternidad elegida inconexa con su realización personal.



— Desean algo más señoritas — la frase del camarero sonó como el timbre del colegio para regresar a clase. Rosario dibujó una sonrisa practicada, yo miré la hora en el teléfono, esperando que fuera más tarde de las 12 para justificar que ya era buena hora para pedir una caña.
— Sí, una cerveza por favor — la sonrisa practicada de Rosario se tornó más honesta y terminó en carcajada.
— ¿Una caña?, jajaja ¡que buena eres! venga yo me tomo otra.

Ese señor, aún no sabe el bien que nos hizo aquel día. Fue como la primera bocanada de aire que respiras después de hacer apnea bajo el mar.

La caña nos derivó a temas de alimentación que tratamos de forma ideológica debatiendo sobre el futuro de los bosques, la tierra, los animales y de la humanidad,  que desembocó en el tema de los hijos.

— ¡Otra caña por favor!
— ¡Que sean dos!.
— No lo sé, y me duele tanto no saberlo, me duele tanto no saber por qué quiero ser madre, cuando en realidad me ilusiona tanto. Y si me pongo a pensar qué es lo que me ilusiona, me vienen imágenes siempre  en las que  mi rostro está plácido o sonriente, vital como si la vida no hubiese pasado sobre mí y fuera infinitamente feliz. Los filtros en los que me visualizo son siempre claros y soleados, y puedo ver a una mujer en paz, pero pocas veces en estas visiones veo a mi hijo, y pocas veces veo a mi marido. Tengo 39 años Natalia, de los cuales 10 he vivido en la inercia, en una sobredosis de apatía conformista, como drogada de desilusiones y fantaseando en la ducha con la esperanza de que esta vida que me había montado iba a ser momentánea y que algún día mi novio llegaría a casa con un gorro de lana en la cabeza y una mochila de viaje con billetes para dar la vuelta al mundo y emprender un viaje sin retorno, y que yo sacaría mis cámaras de fotos , una libreta un boli y viajaría sin equipaje.
— ¿Un gorro de lana?
— Sí, me gusta la montaña
— Yo en cambio soy más de mar, de sal, de mango y pies descalzos, pero perdona, te interrumpí.

El rostro de Rosario parecía haberse destensado un poco, como si fuese saliendo del limbo que le provocó mi pregunta y su rostro retomaba su color citrino.


— Es tarde — dijo ella, como agotada por dentro y por fuera, como sacudida y desbarajustada por una tormenta de arena en medio del desierto, tengo que regresar a casa, esta noche tenemos una cena y creo, que antes de cualquier acto social, hoy más que nunca necesito hablar con Alberto, hablar desabrochándonos por dentro. Yo invito Natalia.

0 comentarios:

PRIMERA PARTE

Su nombre era Rosario, un nombre que le venía al pelo, cuando con el tiempo descubrí cuantas partes diferentes de su personalidad convivían en su interior.
 Rosario llegó cabizbaja, ojerosa, con ese rostro citrino que desvelan los angustiados, los endeudados, los mentirosos o los como ella, exánimes.

 Entró en mi consulta incrédula y vacilante. Es el tipo de persona que termina las frases de los demás y asiente a todo mientras hablas. 
Empezamos, para su sorpresa, hablando de su infancia, luego de sus padres, de sus deseos de adolescente y sus sueños de universitaria. Sin darse cuenta, Rosario se ahogó en historias y pasajes de su vida entre silencios melancólicos y carcajadas nerviosas.

Se tapaba la boca con las manos cuando se reía y miraba hacia a la izquierda cuando el nudo de la garganta vaciaba de sus ojos alguna lágrima.

Mientras Rosario desembuchaba ajetreada, como quien saca de su bolso todo hasta que encuentra las llaves de casa, yo  escuchaba con empatía  y de vez en cuando miraba el reloj de la pared para comprobar el tiempo y asegurarme que, sin cortarla de tajo, conseguiría hablar antes de finalizar la hora sobre calabazas y algas.

Pero pasó la hora, la hora y cuarto y la hora y media, y Rosario apenas llegaba a noveno grado cuando dio su primer beso y sin querer mordió el labio del chico y este no le volvió a hablar. Una tragedia.

— “Rosario, no quisiera detenerte, es más, te propongo un té la semana que viene, fuera de consulta. Pero ha pasado una hora y mi deber me dice que hablemos de tu salud, y busquemos llaves para ayudarte en las cuestiones que te inquietan”.

Rosario se paralizó y suavemente se acentuó un rosa pálido en sus mejillas.

— “¡Madre mía que rápido ha pasado el tiempo! ya ves, una que se pone a hablar y se olvida que tiene compañía”.


                                   

Entonces, la adoré.

Tal y como le propuse, quedamos a tomar té la semana siguiente, con el fin de ponernos serias a buscar la dieta más adecuada para mejorar la calidad de su aparato reproductor, que durante más de tres años le había negado la posibilidad de ser mamá.

En aquella velada, que no fue la última, descubrí tras el rostro citrino, una fuente inagotable de energía. Sus historias levantaban mis piernas de risa y otras veces me hacia viajar a los más altos picos y bloquear el parpadeo de pasión y aventura.
Rosario era sin duda un torbellino feliz, audaz y anárquico. Claramente, su vida hasta hacía una década, había sido semejante a la vida de Alexandra David-Néel. Quedar con ella, unas veces de forma oficial y otras extraoficialmente, evocaron mi deseo de amar apasionadamente, de viajar más y saltar las olas del mar desnuda y sola en plena noche.

Pero esas, eran todas historias anteriores al primer trabajo serio que cambió su vida.

Su espíritu aventurero la llevó a estudiar periodismo. Ella quería escribir   historias reales   en alguna sección de un conocido periódico republicano, y que sus lectores enloquecerían y dejaran sus vidas rutinarias para emprender viajes por amor o justicia.

Pero empezó con humildad editando en una revista de su localidad, que hablaba por encima de nuevas tecnologías, dieta sana y la ultima noticia del corazón. Allí conoció a Alberto, un redactor amuermado en su trabajo, pero gracioso como ninguno   fuera del contexto oficina.

Alberto enamoró rápidamente a Rosario, que en poco tiempo se aburrió de la vida y mendigaba las risas y las cenas baratas en el bar del centro, que combinaba platos de toda la vida con alguna salsa exótica hecha a base de jengibre y guindilla, sabores que recordaban a Rosario sus viajes cuando aún su espíritu se sentía intrigado por los misterios del mundo.

Se fueron a vivir juntos,  a Rosario la despidieron por su apatía a los dos años, con un finiquito ni fu ni fa, cobró el paro un tiempo y luego encontró trabajo en una empresa que fabricaba telefonillos, como comnunity manager.
 Alberto siguió amuermado en su trabajo, y los años le quitaron el sentido del humor, más que nada porque ya no valía la pena.

Y cuando ya no había energía para reinventarse, el útero de Rosario hizo su llamado y gritó “¡oye! ser mamá es toda una aventura”. Y entonces se emocionaron con la idea de ser padres y desde entonces, hace ya 3 años, que luchan por serlo.



- Rosario querida, ¿y si hablamos de tu sexualidad?.

- Mi sexualidad es normal Natalia… es decir, hacemos el amor cuando estamos de ánimos.

-   ¿Y por qué haces el amor cuando estas de ánimos?, el amor se hace por amor, el amor inconmensurable y la admiración profunda y las ganas de vivir te generan deseo, y el deseo te lleva a hacer el amor.

-   Bueno, ya son años, y sabemos que con el tiempo la chispa se pierde… sin embargo la idea de ser papá nos ha devuelto esa energía sexual y nos esforzamos por hacerlo más que antes.

- Rosario… ¿tu por qué quieres ser mamá?



2 comentarios:

LA CUMBRE, POR EJEMPLO

Femenina es la derivación  de la profunda palabra amamantar, que consigo lleva inherente una sobredosis de sentidos y raíces, que son sin duda los pilares de nuestra existencia.

Sé que estamos todos expectantes con la tan nombrada Cumbre de París sobre el cambio climático.
Una cumbre que reúne a un grupo de autoridades, cuyos intereses dudo sean la extinción de 23.000 especies, o la acidificación de los mares y los tantos desastres naturales que no sólo se llevan consigo nuestros recursos, sino también a nosotros.

Una cumbre en la que no se hablará de la tierra.
Tierra como madre amamantadora. Una tierra explotada y desmineralizada.
 La tierra en la que ahora se utilizan 181’5 millones de hectáreas para cultivar transgénicos en todo el mundo. Tierra devastada para el monocultivo de tabaco, de las que empresas como Philip Morris se abastecen en espacio, inhibiendo la absorción de CO2 que realizan los incontables árboles que talan. Por no hablar de las plantaciones de cereales que se utilizan para la masiva e insultante industria cárnica, que da placer y enfermedad a los habitantes ciegos del planeta y en la que sin dejar de lado, por su gran importancia, precisa de 7.000 litros de agua para tan sólo producir 100 gramos de carne de ternera. Hagan las cuentas. Tierra violada por abonos químicos (nitratos, fosfatos…), pesticidas (aldrín, dieldrín, lindano, DDT…), herbicidas (derivados del arsénico), hormonas (anabolizantes, clembuterol…) y antibióticos (terramicina, penicilina, cloranfenicol).

Dudo mucho que se hable de la tierra, del bioma de la tierra, de cómo crece una planta, de los estambres y pistilos o de las abejas. Estos, son sólo insignificancias.

Dudo que se ponga en tela de juicio a las multinacionales que atentan contra la vida como Coca-Cola, Nestlé, Mac Donalds o Vale entre otras.

 Femenina, es la derivación  de la profunda palabra amamantar, que consigo lleva inherente una sobredosis de sentidos y raíces, que son sin duda los pilares de nuestra existencia, que depende de la calidad del BIOMA: Una simbiosis perfecta entre fauna, flora y condiciones climatológicas.

Ya que no podemos estar en la tan importante Cumbre de París por el cambio climático, para pedir de buenas formas  BASTA YA de mentiras, de violencia, de esclavitud, de explotación y maltrato al planeta tierra, podemos  cuidar del BIOMA de nuestro cuerpo como reivindicación a todo lo dicho anteriormente, pero sobretodo para fomentar el amor y el respeto desde dentro. 



                                               

*Aclaración: El bioma intestinal humano es taxonómicamente complejo, constituye una comunidad ecológica y dinámica que influye en el desarrollo, la maduración, la regulación (estimulación y supresión) del sistema inmunológico, formado por 100 billones de micro organismos que coexisten en el cuerpo.
*La industrialización, la medicina moderna, la cismática forma de vida en Occidente y los nuevos hábitos alimenticios, son la consecuencia del “agotamiento del bioma humano” causante de tantas nuevas enfermedades que se han ido proliferado en las ultimas 6 décadas.

Amamantar significa nutrir, permitir,  amar. Es generosidad, paciencia y respeto. Es sentarse sin tiempo y deleitarse con la sobredosis de hormonas que fluyen por el riego sanguíneo permitiendo que confluyan entre sí y den, desde ese amor orgánico toda la información necesaria que se produce diariamente en el BIOMA del cuerpo, para que la vida pueda continuar.

Amamantar es una poesía sobre la historia de la tierra, es una rima de emociones que se confabulan y detienen el tiempo, es una caricia perpetua, es estar. Y nosotras mujeres, casa y madres, tierra y ventana a la vida, tenemos el compromiso de cuidar de este delicado compás para preservar la vida y poner de manifiesto que no estamos de acuerdo con la destrucción del planeta.

Entender que somos la tierra, que todo comienza desde dentro y no desde fuera. Que tener las plantas de casa bien regadas mientras nuestra tierra interna (bioma) está acidificado, enmohecido y contaminado por la continua ingesta de alimentos químicos y lejanos a la naturaleza frágil del cuerpo, no es ecología, no es respeto, no es generosidad, no es amamantar, no es ser mujer ni madre.

Por eso, he cogido de excusa la cumbre de París, para expresar mi prisa por seguir difundiendo lo importante que es cuidar lo que comes y como lo digieres con lo que piensas y sientes.

Vayamos hacia una alimentación más respetuosa con el medio ambiente, una alimentación cercana, orgánica, sencilla y alcalina. Una alimentación que respete a los animales. Una alimentación revolucionaria para estos tiempos y que esta sea nuestra cumbre diaria, desde casa, desde el cuerpo, para seguir viviendo muchos años más en un planeta feliz y así lo vivan los seres que están por venir.

Cualquier duda o consulta, por favor escríbeme.

Natalia Restrepo


3 comentarios:

INQUIETUD



Ayer me fui a dormir pasada la medianoche y desperté para emprender mi viaje sobre las 04:00 am. Un vuelo a París, algunas horas probando todas las cremas del dutty free, un curioso  bol de quinoa fría con guacamole, un nuevo avión a Bogotá, un vaso de whisky para dormir, la piel seca, la manta eléctrica, mis vecinos, el último libro de Isabel Allende y mis pensamientos revolcados e insistentes con la inquietud que me genera el desafío al que se enfrenta la fertilidad de las mujeres y la tierra.

Intento concentrarme en mis pensamientos y sacarles partido, pero la algarabía que hay en el entorno, simplemente no me deja.

Pasados unos minutos, consigo por fin doblar la manta y enderezar el respaldo de mi asiento. Pido un vaso con agua - con limón, por favor - , busco mi portátil y aprovecho el asalto de energía para ponerme a escribir.

Siempre que subo a un avión, me planteo la posibilidad de que pueda caer, estrellarse o  desaparecer, como aquel avión de Malasya Airlines del que poco se explica y nada se habla. Este pensamiento  no altera en absoluto mis nervios, pero sí me pone a pensar en la vida, y es así como el camino de mis pensamientos se va organizando…







La primera vez que pensé que podía estar embarazada, y la idea me sobrecogía, no sé si de alegría o de pánico, fue a los 18 años. Hasta entonces siempre había utilizado preservativos. Fue una noche de lo más tranquila que cambiaría en cierto modo mi forma de ver la vida, pero sobretodo mi sexualidad. Es curioso como el sexo transforma tanto nuestra forma de ver el mundo.

En realidad, y lo recuerdo ahora con ternura y risa, ni siquiera fue un accidente, tan solo me aventuré a practicar la tan famosa marcha atrás, que simbolizaba un paso seguro en mi camino hacia la madurez ( jajajaja ).
Minutos después de la descarga sobre mi cuerpo de aquella sustancia de olor fuerte y pegajosa, la descompresión de todos mis músculos y el último suspiro que concluía con el antes y  después de mi vida, mi corazón, que debía por norma empezar a ralentizar su ritmo, tomó otra dirección y sin previo aviso arrancó a la carrera. En lugar de sentir el dulce calor del amor, sentí el frío que provoca el desamparo.
- ¡Oye… oye! Despierta!
- Ummm
- ¿No te has corrido dentro verdad?
- ¿Qué?! No!
- ¿Estás seguro?
- Claro que estoy seguro Natalia, ¡quieres relajarte!
- ¿Y si no te has dado cuenta, y si te has corrido dentro?
- ¿Qué? Va, déjame dormir un poco amor, y deja de pensar cosas raras.
- ¿Y cómo estás tan seguro? ¿Qué se siente? ¿Cómo sabes que un poquito no se ha quedado dentro de mí y en 9 meses voy a ser mamá? Soy muy joven para ser mama, ¿sabes? ¿Cómo puede ser que no te preocupe?
- Ummm, amor, ¿cómo puedes tener tanta energía? Ven aquí, vamos a dormir un poco.
- ¿Qué? ¿Dormir? ¡Te estoy diciendo que estoy preocupada y me dices que me duerma! ¡Oye… oye!!!!
- ¿Qué quieres?
- ¡Pues quiero ir a planificación familiar y que me digan que no estoy embarazada o que me den esa pastilla de la que se habla, la del día después! ¿Sabes? Esa que no te deja quedar embarazada…

Y así fue. Llegamos pasadas las 2 de la madrugada y no salimos hasta casi las 5 de la mañana. Había una fila interminable de mujeres, algunas con pareja y otras solas, todas angustiadas con la posibilidad de estar embarazadas.
Planificación familiar era un lugar muy concurrido en los ´90.

Entonces, nunca imaginé que escribiría un libro dedicado a  los problemas de infertilidad que sufre la generación del siglo XXI.
Hoy en día, la afluencia de parejas con problemas de infertilidad que acuden al IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad) ha llegado a facturar en 2014 un total de 152,11 millones de euros.
En 2013 la tasa de infertilidad en España se situaba en el 17% de la población, con 800.000 parejas que tenían dificultades de reproducción. Una tasa que según el IVI iba en crecimiento.
Si hacemos una lectura no muy profunda, entenderemos que en los últimos 20 años, algo ha cambiado en la membrana humana, en la calidad de nuestra genética, en la calidad de pensamiento,  de las acciones, en la calidad emocional, en la visión, en la conexión con lo sagrado.
 El tiempo, las pausas y el ritmo.
 Las prioridades, los sueños, la fuerza y el impulso de la vida.
 La tierra, el aire, la comida.
 Los riñones, la sangre, la sexualidad y la natalidad orgánica.
Es verdad que el mundo está lleno de niños que no tienen la misma suerte que otros y necesitan un hogar. Es cierto que es un derroche traer al mundo niños biológicos solo para alimentar el ego, es cierto que ser padre o madre no es un título que se regala sino el símbolo a la entrega y el amor incondicional y, también es cierto que, gracias a la fertilización asistida muchas mujeres tienen la dicha de parir y ser madres y así, desarrollar amor, que tanta falta nos hace en el mundo.

Quedan 45 minutos para llegar a mi destino, 2600 metros al nivel del mar, Bogotá, la ciudad en la que nací.
Yo tan solo quería compartir este pensamiento, esta inquietud que forma parte de mi mente hace ya un tiempo y me ha impulsado a estudiar por dentro y fuera el cuerpo de la mujer, la herencia que nos dejaron y la que vamos a dejar con el fin de hacer de nuestro planeta un lugar de verdad.

Voy a cerrar los ojos, respirar y esperar.

Que la energía divina y creadora que todas llevamos dentro vea la luz.

pd. Estad atentas que esta semana os dejo una deliciosa receta festiva, sin azúcar y perfecta para la engreís de la mujer.

Metta

Natalia J. Restrepo

0 comentarios:

CAMINO A LA FERTILIDAD


Camino hacia la fertilidad

El próximo fin de semana 16 y 17 de Junio se impartirá en el IME este maravilloso curso dedicado a la mujer.

Trataremos los problemas más comunes relacionados con el aparato reproductor y las causas de la infertilidad. Aprenderemos que alimentos y tratamientos son los más adecuados para estos desequilibrios con recetas especificas.
Nos introduciremos en el embarazo y la alimentación adecuada para los tres trimestres de gestación, parto y lactancia considerando a la madre y al bebe.

Un curso dedicado a mujeres con desequilibrios en su aparato reproductor Y con problemas de infertilidad. Mujeres embarazadas, madres, abuelas, matronas, doulas y toda mujer que este interesada en aprender como cuidar de forma ecológica y consciente el ciclo más importante del ser humano, es bienvenida!


                       












Estamos viviendo un momento muy importante a nivel reproductivo en nuestra sociedad. La calidad de nuestra salud esta llevando a un alto porcentaje de mujeres a la incapacidad de gestar de forma natural.

La energía femenina, la tuya y la de todas, necesita un cambio profundo, este cambio comienza en tu plato.

" la calidad de la tierra, la pureza de la semilla y la consciencia con la que es plantada son tres factores importantes para el futuro de nuestra humanidad "


Imparte Natalia Restrepo
 Especialista en salud para la mujer, infertilidad, embarazo y post parto
Solicita +info y reserva 963 52 46 75 / o envía watsap al: 671428018
cursos@patriciarestrepo.org o cadacelulaunagalaxia@gmail.com

2 comentarios:

TE GUSTA COCINAR ?




Desde el IME, te damos la bienvenida para el año lectivo 2015-2016.

En nuestra misión educativa para crear conciencia en estilo de vida y cuidado del medio ambiente cada año el IME otorga diferentes ayudas para la realización de los estudios en Macrobiótica. Para este curso otorga becas del 100% y del 50% del valor del curso.

A. 6 becas para estudiantes de los intensivos de Nivel 1
B. 2 becas reducidas para estudiantes de los intensivos de Nivel 1
C. 1 beca reducida para estudiantes del curso intensivo de Nivel 2
D. 1 beca reducida para estudiantes del curso anual Nivel 1
La concesión de estas becas se regirá por las siguientes bases y requisitos:
A. Para los cursos intensivos de Nivel 1 que se realizan en abril, julio y septiembre, se concederán 6 becas repartidas en 2 becas por curso intensivo, que consisten en la asistencia al curso sin costo alguno para el estudiante, siendo requisitos los que se detallan:
1) Estar en paro.
2) No recibir subsidio por desempleo.
3) Recibir asistencia social (que deberá ser justificado adjuntando la resolución original correspondiente por parte de la asistente social sellada y firmada.
4) Tener entre 18 y 65 años.
5) Poseer un fuerte deseo de cambio (redactar carta y explicar cual es la motivación para hacer el curso).
6) Ser inmigrante con situación de desarraigo
7) Ser diagnosticado con una enfermedad grave y cumplir con el punto 3.
B. Para los cursos intensivos de Nivel 1 que se realizan en septiembre y abril, se concederán 2 becas repartidas en 1 beca por curso intensivo, que consisten en la reducción del 50% del coste del curso, siendo requisitos los que se detallan:
2) Percibir subsidio por desempleo.
Además de cumplir los puntos 1, 4, 5, 7. 
C. Para el curso intensivos de Nivel 2 que se realiza en septiembre, se concederá 1 beca que consiste en la reducción del 50% del coste del curso, siendo requisitos los que se detallan:
2) Percibir subsidio por desempleo.
Además de cumplir los puntos 1, 4, 5, 7. 
D. Para el curso anual de Nivel 1, se concederá 1 beca que consiste en la reducción del 50% del coste del curso, siendo requisitos los que se detallan:
2) Percibir subsidio por desempleo.
Además de cumplir los puntos 1, 4, 5, 7.
El abono del curso se realizará al inicio del mismo.
Contacta con nosotros para realizar tu solicitud cursos@patriciarestrepo.org

0 comentarios:

UN VOLCÁN




“Las faldas de encaje y algodón bordado de María, nunca llegaron a estar por encima de su rodilla hasta cumplir los 20, después nunca volvió a usar falda.
Usaba calcetines siempre blancos por encima de sus tobillos y zapatos azules de internado.
La figura voluptuosa y maciza de María jamás  se disimuló, pese a que su madre se encargaba de vestirla con atuendos pasados de moda, anchos y siempre en tonos grises claros.
María fue una niña con cara de mujer desde muy pequeña. Tenía las cejas marrones y pobladas con la forma larga e interminable de los Andes. De pómulos empinados y una boca gorda y grosera que apetecía morder con los ojos cerrados y sacarle jugo como a un melocotón maduro. Su tez era clara y transparente, sin personalidad, pero contrastaba bien con la sangre de sus ojos verde mediterráneo.
Poseía una inteligencia oculta que guardaba para las noches de lectura y los deberes escolares de 6º grado.
Durante el día, permanecía callada. En clase guardaba silencio, en el patio guardaba silencio.
Al llegar a casa no solo guardaba silencio sino que se escondía de ella misma y simulaba estar tranquila para ayudar a su madre en los quehaceres. 
María no era una joven callada, en realidad, solo estaba aterrada.
Solo con cruzar la puerta de entrada, su cuerpo se encogía y su piel quedaba helada, elevada y tiesa. La mirada permanecía baja de  vergüenza, culpa y desconcierto. Él siempre estaba ahí, soberbio y contundente, con la estampa de un hombre que ha servido a su país y todo lo merece. Sin prejuicios. Con los ojos amarillos y sucios por el alcohol, pero bien abiertos, sin miedo y sin vergüenza.
Fausto era delgado, de piel morena y brillante. Su carne era dura de herencia, como la de su padre Federico, al que vio más de una vez romper la nariz de algún amigo, cuando en tabernas, pasadas las horas y con alcohol en las venas, se metían con su hombría por haber traído solo un hijo al mundo.
A Fausto nunca le gusto estudiar, ni trabajar. Creció creyendo que el hombre, todopoderoso tiene concesiones especiales en la ley universal, y que beber y follar son el premio por ser hijos de Dios.
Su historia no es entretenida, más bien es fastidiosa. A los 37 años conoció a la madre de María, una mujer viuda con una hija y una profunda desolación pasada de rosca que le impedía ver. Y nunca vio. Fue María quien tuvo que ver y soportar a Fausto durante 15 años, hasta que su madre murió y ella se marchó.
La escenas se repitieron cada vez con más frecuencia, con la frecuencia adecuada, cuando Fausto comprendió que María estaba asustada y jamás diría nada.
Unas veces tan solo la acariciaba por debajo de la falda, otras, cuando su madre salía a comprar al supermercado, la ponía de espaldas en la mesa de la cocina, tapaba su boca morbosamente y la embestía dos o tres veces, suficientes para su escasa virilidad y correrse en su carne blanca y pura… Luego la abrazaba fraternalmente y la miraba unos segundos, dando resquicios de amor, que en realidad eran amenazantes instantes cargados de violencia y advertencia. 
Ella nunca contó nada."

                             


La historia de María, es tan sólo una historia de ficción. Pero cada día, cientos de mujeres sufren abusos sexuales en sus edades más tempranas y nunca dicen nada.
Hace poco alguien me pidió que hablara en el blog sobre los abusos y el efecto que éstos tienen en nuestras vidas. Pero yo no soy la persona adecuada para hablar de estos temas, no soy psicóloga ni psiquiatra, pese a mi cercanía con el tema, ya que paso la mitad de mi vida trabajando con mujeres. Sin embargo, pensé que era una buena oportunidad para hacer visible este problema, grandísimo problema, que sufren tantas jóvenes, que no tienen la fuerza de alzar la voz y denunciar acosos sexuales venidos en la mayoría de los casos de sus parientes más cercanos.




“Un informe de la Alta Consejería para la Equidad de la Mujer revela que el 6 por ciento de la población femenina ha sido abusada sexualmente al menos una vez en su vida”
Una mujer es violada cada 7 horas en nuestro país, más de tres al día.
Estos resultados alarmantes son solo el resultado de las denuncias hechas y solo por menores de edad.

Tristemente cada vez hay más mujeres que no denuncian los abusos, según Tina Alarcón de la Asociación de mujeres violadas. "Aunque es un delito que no se puede callar nunca, cada vez hay más mujeres que no denuncian. Dicen: ‘Para qué'".



La tristeza más grande llega, cuando analizas tu entorno y te das cuenta, sin escarbar demasiado, que todos estos actos parecen justificados. 

Solo tenemos que ver el trato que reciben las mujeres en programas de televisión como “ Hombres, mujeres y viceversa” “Quien quiere casarse con mi hijo”, “Next”, “Granjero busca esposa”, “ Adán y Eva”, con un nivel de audiencia elevadísimo y aceptado con tanta normalidad en nuestros días.
Los spots publicitarios en los que la mujer es un objeto de deseo, el continuo avasallamiento de violencia que hay en nuestro lenguaje sin prejuicio, tipo “ hijo/hija de puta”. 
O tan alarmantes frases como “A lo mejor un hombre se emborrachaba y llegaba a su casa y le pegaba a la mujer, pero no la mataba como hoy", algo que explicó el párroco de Canena (Jaén) en su discurso para una comunión "porque antes había un sentido moral", unos "principios cristianos", y "hoy no lo hay".  
O la no tan lejana frase del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, “Tú piensa que entras en un ascensor y hay una chica con ganas de buscarte las vueltas. Se mete contigo en el ascensor, se arranca el sujetador o la falda y sale dando gritos de que la has intentado agredir. Por lo tanto, ojo con ese tema, que tiene doble lectura. De ida y de vuelta" "Hay veces que a las 6 de la mañana una mujer sola tiene que cuidar un poco por dónde va” y, por qué no nombrar a  José Manuel Castelo, con su frase “LAS LEYES ESTAN PARA VIOLARLAS, COMO LAS MUJERES” entre una infinidad más de frases y acciones que son aceptadas por un alto porcentaje de nuestra población y van taladrando en nuestro inconsciente colectivo dando normalidad a los millares de abusos sexuales que ocurren cada día cerca, muy cerca de nosotros.
No soy la persona indicada para tratar estos temas, no tengo las herramientas suficientes para ayudarte, pero tengo la consciencia suficiente para darme cuenta de este terrible problema que acecha a las mujeres y creo que cualquier semilla de consciencia que depositemos en nuestra cultura traerá buenos resultados.


“ Igual que un volcán a punto de entrar en erupción, la sociedad que erige el orden social sobre la negación institucionalizada del alma va sufriendo estruendos cada vez más violentos, hasta que parece que la civilización se va a reventar por los costados”



DENISE BRETON Y CHRISTOPHER LARGENT

                                              The Guardian Conspiracy



Empecemos a tomar partido en esta oculta violación al respeto de la mujer, por ser mujer.
Cambiemos nuestras inculcadas y violentas frases que atentan contra nosotras. Criemos a nuestras hijas y nuestros hijos fomentando un respeto integral, unitario y consciente.
Protestemos en contra de toda mención publicitaria que trate a las mujeres como objetos, y sobre todo, hablemos.
Pierde el miedo y denuncia cualquier abuso que hayas sufrido, tu palabra y la de todas hará que el vaso desborde.
Gracias
Natalia

0 comentarios:

CEVICHE DE MANGO


** Desde Colombia, Gala nos envía esta receta caribeña para refrescar el cuerpo en verano.
Una receta sencilla y muy rica. Perfecta para llevar a la playa **


La característica que más me gusta de Gala, es su increíble creatividad! su forma de vestir, pintar, escribir, actuar y cocinar!
Le propuse a Gala que escribiera esta semana en el blog una de sus recetas veraniegas y nos dejara a todas con buen sabor de boca. ya veréis  que delicia!

Si te gusta, no te pierdas el curso de cocina gourmet que dará este 4 y 5 de julio en el Instituto Macrobiótico de España de Valencia! El año pasado también nos visito y su curso fue un éxito total! Es divertida y femenina con sus gestos y movimientos. Te enseña a ser práctica, a improvisar y crear nuevos sabores con cosas sencillas que suelen estar en tu nevera.
Yo desde luego no me lo pienso perder!!









Aquí el link para más información: [http://patriciarestrepo.org/la-cocina-de-gala/]

Os dejo con su receta y ya me contáis si os gusto**

CEVICHE DE MANGO

INGREDIENTES:

- 2 Mangos
- 1 Cebolla morada
- 1 Mazorca de maíz
- 1 Manojo de cilantro
- 1 tronco de brócoli
- 4 limones
-  Melaza de manzana

PREPARACIÓN:

- Trocear en cuadradillos pequeños el mango,cebolla y brócoli.
-  Saltea el maíz desgranado con unas gomitas de aceite de sésamo y sal
- Exprimir los cuatro limones en un recipiente y añade la cebolla troceada con una pizca de sal. Amasa la cebolla durante 1 minuto para que saque todo su jugo y se macere.
- Pica el cilantro lo mas pequeño posible
- Mezcla en un bol la cebolla macerada con el mango, el brócoli,el cilantro, el maíz previamente salteado.
- Añade dos cucharadas soperas de melaza de manzana, sal al gusto y mezcla todo bien.
- Deja que se enfríe en la nevera dos horas, así cogerá más sabor!

Gala dice:

“ Se recomienda acompañar con una noche de sandunguero o de pasión”


Un abrazo fuerte a todas!

Cualquier duda que tengas, escríbeme.

Natalia

1 comentarios:

DECIDE TU



Que sobrecogedor es seguir descubriendo atrocidades que llevan años sucediendo, silenciosas y sigilosas. Todas creadas por hombres y mujeres que golpean a la cara la ley de la naturaleza y lo cambian todo, lo destruyen todo. Devastan la tierra, crean epidemias, generan terremotos, guerras, hambre y con todo esto y más, se llevan a centenares de hombres y mujeres como ellos diariamente.
 
Luego estamos los mas afortunados, o al menos eso creemos los que no estamos muriendo de hambre, sin casa y sin tierra.
Los que compramos comida sin cuestionar su procedencia, los que vestimos sin llorar por los que sí lo hacen mientras cosen desde los 5 años.   Nosotros, tan afortunados que miramos la vida pasar en una pantalla de último modelo porque, ser afortunado significa hacerse el loco, vivir y dejar que metan en tu casa, en tu boca y en tu sangre el dolor de otros y de la misma tierra que te sostiene y dejarte matar lentamente por la espalda.



                                                         

Con este post de hoy, sólo estoy invitando a todas las mujeres a que se hagan responsables de su salud.
Que se sientan libres y que sus acciones sean consecuentes con este sentimiento. Que no dejen que sigan utilizando sus cuerpos, su salud y su fertilidad a cambio de una supuesta comodidad creada por un grupo de expertos en marketing, que nada saben sobre el ciclo menstrual de la mujer.

Quiero presentaros dos de otros tantos componentes químicos que llevan las compresas y los tampax del 99% de las marcas no ecológicas.
Componentes químicos que generan mayor sangrado y por consiguiente, mayor consumo. (entre otras muchas y terribles enfermedades)

ASBETO:
El Asbeto es un mineral natural fibroso, que   sigue teniendo un uso comercial debido a su extraordinaria resistencia a la tensión, su escasa termo conductividad y su relativa resistencia al ataque químico. Este particular mineral se utiliza en el aislamiento de los edificios, como componente de diversos productos (tejas, tuberías de agua, mantas ignífugas y envases médicos), como aditivo de los plásticos y en la industria automovilística (revestimiento de embragues y frenos, juntas y amortiguadores).
Todas las formas de asbesto son cancerígenas para el ser humano. La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, es causa de cáncer de pulmón, laringe y ovario, así como de mesotelioma (un cáncer del revestimiento de las cavidades pleural y peritoneal). La exposición al asbesto también puede causar otras enfermedades, como la asbestosis (una forma de fibrosis pulmonar), además de placas, engrosamientos y derrames pleurales.

DIOXIN:
La dioxina es un componente altamente tóxico, su función es la de blanquear las fibras del tampax y las compresas.
Es potencialmente cancerígena y tóxica para el sistema inmunológico y reproductor. Causa alteraciones en la mucosa del útero Y endometrio llegando a crear endometriosis ( uno de los mayores problemas relacionados con la infertilidad). También es causante de mal formaciones fetales y cáncer de cervix.

Cuando leo la composición y efecto en el cuerpo de estos tóxicos y de que manera llegan a formar parte de nuestra vida diaria, destrozando y violando nuestro cuerpos, me estremezco y quiero salir corriendo y gritar.

Mi historia personal:

Tengo 32 años y una hija de 7. Esto quiere decir que en 20 años, mi aparato reproductor ha tenido experiencias trascendentales que han generado cambios visibles en mis ciclos.
Sin embargo, había algo que no cambiaba, mas bien empeoraba con el tiempo, hasta que un día algo sucedió.
Mis periodos siempre fueron de 6 y 7 días, abundantes y en los últimos años con el extraño suceso de desprendimiento de coagulación, algo, que según voy viendo en mis consultas, es normal en muchas mujeres.
Hace menos de un año cambie mis compresas habituales por unas ecológicas. Desde entonces tengo periodos de 3 o 4 días, no abundantes y sin molestias…incluso la excesiva apatía y cansancio que solía atribuir al desgaste menstrual, ha ido desvaneciendo en estos   meses.
Este es solo un breve resumen de mi experiencia.
Pero investigando en varios blogs de salud tanto de aquí como de Estados Unidos, me he encontrado con terroríficas historias de mujeres que han sufrido efectos mucho mas graves.

Sin duda la parte más indignante de esto, es que La Organización Mundial de la Salud (OMS) durante los últimos 60 años se ha visto sacudida por una lista interminable de escándalos internacionales por corrupción. Estos escándalos han girado siempre alrededor de la utilización internacional de productos tóxicos, nocivos o mortales para el ser humano. En esta lista brillan productos que atentan contra la integridad física de la humanidad. Por ejemplo, el uso de la dioxina y el asbesto entre muchas más.

Quizá no podemos impedir que saquen estos productos del mercado, pero podemos elegir no enfermar a costa de la riqueza de pocos.
Podemos elegir no consumir más este tipo de producto, que esclaviza, viola, y tortura lentamente nuestro cuerpo y nuestra integridad, además de arrebatarnos la fuerza de nuestra esencia mas primaria, ser madres saludables y mujeres creativas desde el útero hasta la mente.

Siguiendo con mi linea de trabajo y entendimiento de la salud de forma íntegra, siento que, además, el tapón es un hábito   que choca contra la naturaleza de la mujer para poder ser aceptada por el sistema patriarcal.

Desde una visión energética, la regla es una descarga de flujo que tiene un recorrido descendiente, este flujo necesita libertad y movimiento, usando tampón ( que su mismo nombre lo dice) obstruyes todo flujo de energía que necesite liberarse.
A nivel emocional (otro aspecto que regula nuestra salud), el tampón es un rechazo propio. Es esconder lo que es. Es sentirte incómoda y sucia por ser mujer.
Pero sin duda, a nivel físico, el tampón, es el mayor agresor posible contra el aparato reproductor femenino. Un agresor que seca la mucosa e intoxica todo el sistema reproductor incluso llegando a causar la muerte con el shock tóxico; una callada pero muy presente enfermedad que ha causado el sufrimiento a muchas mujeres durante décadas.

Te invito a   tomar una determinación para parar este comercio insoluble, vulgar y abusivo. Por ti, por tus hijas y por todas las mujeres del mundo que hoy usan un producto íntimo y seriamente destructivo.

Os dejo con una historia reciente, la historia de Lauren Wasser de 24 años, la chica que perdió la pierna por el uso del tampax.

[http://www.vice.com/es\_mx/read/shock-toxico-esta-mujer-demando-a-una-empresa-de-tampones-despues-de-que-le-amputaron-la-pierna]

Hay muchas formas de vivir la vida, y cada una de esas formas es perfecta si está hecha desde el corazón. Pero sólo hay una forma de vivir la vida con plenitud, y es con conciencia. No cierres los ojos, decide tú por donde quieres ir.

Cualquier duda o consulta, por favor escríbeme.

Natalia.

2 comentarios:

ZEN-TRO

Llevo varias semanas sin escribir, estaba fuera...

Los cuatro días que llevo en casa, los he usado para reorganizar las ideas, cambiar las mesas, las sillas y poner flores de colores que hasta ahora no había pensado en poner. Compré un pequeño pebetero y mezclé esencia de canela y de naranja para aromatizar la casa, que en mi ausencia se quedó desprovista de vitalidad.
Hoy, por fin, me siento en mi mesa de escritura, mi espacio sagrado, desde el que tengo una perspectiva amplia de mi casa.
Observo mi hogar, apacible, ordenado, dispuesto y, entonces,  exhalo profundamente con la intención de, por fin, pensar en todos los regalos que este último viaje me ha dado.

Viajar es tan importante para mí como comer bien.




Descontextualizarte, elevarte y descender a miles de kilómetros de la puerta de casa. Perderte y olvidar cómo hablas. Necesitar aún menos que la ropa que llevas en la maleta. Caminar por las calles de ese nuevo mundo y que todo, pese a que incluso pueda tener algún parecido con cosas que has visto mil veces, te resulte hermoso y te sorprenda.
Es curioso cómo le encuentras gracia y puedes sentirte una verdadera aventurera haciendo cosas que en tu ciudad y vida diaria te parecerían agotadoras e incluso insoportables. Lo pienso y me río…


Cierro los ojos, me observo… relajo poco a poco mi cuerpo y me quedo quieta, en ese estado de calma que cuesta tanto conseguir en esta vida frenética, y me gusta, y me gusta tanto, que abrir los ojos supone un riesgo, un asalto a la felicidad.
Siento los pies dormidos, las pulsaciones en las mejillas y me quedo ahí, con esa sensación de bebé lactante.

No sé cuanto tiempo pasó, porque es tan efímero que ya casi no le presto atención al tiempo, pero salí de mi embrujo sensorial cuando escuché como bajaban las persianas metálicas de las tiendas debajo de mi casa, y supe que era la hora de comer.

Cuando abrí los ojos, poco a poco fui enfocando en la distancia un cuadro que amo, regalo de Ana pascual, una amiga y artista que admiro, y desde él hacia a mí, nuevamente mi casa, que seguía igual, tranquila y ordenada. 

Entonces, me doy cuenta que podría hacer un ajuste en mi frase anterior, y decir que para mí es tan importante meditar como comer bien.

Volver al centro, al origen de todo observando que éste comienza cada segundo. Cada segundo hay un millar de posibilidades surgiendo frente y dentro de nosotros. Miles de partículas subatómicas surgiendo y desapareciendo construyendo y destruyendo toda nuestra estructura orgánica.

Cuando fui a hacer The work  con Byron Katie ([http://thework.com/sites/thework/espanol/]) me fasciné con la frase: ¿Quién serías sin tu historia?
Pensé que sería más espontánea, tendría menos complejos, conflictos, menos estructuras mentales que se han transferido a mi vida emocional creando un patrón de conducta del que a veces, aunque lo desee, no sé cómo salir. Hice un trabajo intensivo para esclarecer todo esto dentro de mí y llegué a conclusiones que hoy en día me permiten vivir mejor.
Sin embargo, en muchas situaciones en las que me he sentido alterada y que desde la parte intelectual he podido manejar, desde el centro de mi ser, desde el estómago y las vibraciones emocionales, no he podido sentirme igual de bien.

¿Quién serías sin tu historia?
...
¿Cuál es la historia de tu vida? ¿Cómo te sientes cuando piensas en la historia de tu vida? Y viene mi pregunta favorita, ¿existe dicha historia o existe tu interpretación de esa historia que tanto te gusta llamar tuya?

Me dejo caer, me estiro, me revuelco, me doy una ducha, me visto, me peino, me hago un té, vuelvo a mi mesa de escritura, observo mi casa, que ahí sigue… y vuelvo a escribir.

Sólo cuando cierras los ojos, sueltas las contenciones inertes del cuerpo y observas su realidad, puedes llegar a entender todo lo que estés dispuesta a entender.
Puedes acercarte a ti todo lo que estés dispuesta a acercarte e incluso puedes viajar tan lejos como estés dispuesta a viajar a través de todas las galaxias internas que te quedan por descubrir.

La meditación, que a mi entender es observar la realidad sin inventarla o disfrazarla, es la forma de no interpretar el presente sino de vivirlo. Es la forma de no darle emoción y cabida en la vida real a los pensamientos. Es la manera de fracturar los cimientos viejos que nos ciegan y nos hacen aceptar que las cosas no se pueden cambiar.

Qué regalo tan grande ha sido el viaje en sí. Porque a miles de kilómetros de la puerta de mi casa, maravillada con la exquisitez de lo nuevo, mi felicidad allí no fue diferente que mi felicidad aquí, ésa que tengo cuando entro en estado de bebé lactante y medito.

Gracias India, gracias Valencia, gracias Nacho, gracias vida, gracias Natalia de hoy, de ahora.


* Para información personalizada, escríbeme y no olvides suscribirte al blog, compartir conmigo nuevas ideas y con los demás.

Natalia Restrepo.

4 comentarios:

TU LIBIDO


Conexión divina



“ -¿Alguna vez te acaricias tu misma?
-Acariciarme yo misma, ¿cómo?
El sacerdote estaba a punto de desechar la pregunta, pensando que su intuición le había inducido a error, pero la expresión del rostro de la penitente confirmó sus dudas.
-¿Te has tocado alguna vez con las manos?
En ese momento Linda deseaba enormemente efectuar un movimiento de fricción, y alcanzar de nuevo aquel placer extremo y abrumador que descubriera pocas noches antes. Pero temía que el sacerdote se diera cuenta, la rechazara y perdiera por completo aquella sensación. Estaba decidida a mantener la atención, y empezó a decir:
-En verdad padre, tengo algo terrible que confesar…” 

(Texto sacado del libro de Anais Nin, Delta de Venus)



             



La libido es la reacción más potente del cuerpo para determinar tu impulso vital ante la vida.
Hoy en día, en una sociedad con una herencia cultural en la que la sexualidad está relacionada con los genitales y la reproducción, recuperar el erotismo es una revolución.
Entender que no somos objetos sexuales sino sujetos sexuales, como sabiamente explica la Dra. Christiane, es imprescindible para reencontrarnos con nuestra sexualidad desde un nuevo prisma y permitir a este impulso vital que vuelva a formar parte de cada celula de esta increíble galaxia, nuestro cuerpo.
A veces nos quedamos esperando a que el impuso de la vida llegue a nuestra puerta, llame y entre. Yo discrepo con esta idea.
Estoy de acuerdo con no forzar ciertos aspectos de la vida y permitir que la espontaneidad nos lleve cogidas de la intuición por caminos que la razón nunca nos llevaría. Sin embargo, el erotismo precisa de atención, de ser regado y apreciado para que brote.
Como todo en la vida, si no comenzamos por nosotras mismas, no podremos dar a los demás. Muchas mujeres pasan largos periodos sin deseo sexual por sus parejas y su mayor preocupación es buscar la forma de sentirse nuevamente atraídas por ellos o ellas. Otras pasan largos periodos sin pareja y su desánimo es la falta de sexualidad en sus vidas. ¿Cómo puede ser?
Así sólo seguimos dando poder a la herencia tan incrustada que nos inclina a pensar que la sexualidad es necesaria para la unión con el cónyuge y la reproducción.
Pero, ¿qué hay de la unión contigo misma?  ¿Y del deseo propio?
Cómo poder acariciar a alguien y conectar con todos los impulsos del cuerpo que llaman tu deseo, si no lo has experimentado antes contigo? 
La sexualidad es espiritualidad, creación, conexión, vitalidad, es unión y amor. No podemos rechazar el amor ante la vida, no podemos dejar de ser creativas y no podemos desconectarnos de la esencia vital que nos impulsa constantemente para seguir con plenitud cada acto. 
Recuperar el erotismo y despertar tu sexualidad es fundamental para tu autoestima y seguridad.

Evidentemente, hay estados de amor que no precisan de esta energía erótica. La lactancia es uno de ellos. Dar el pecho es en sí un acto de amor y conexión. En la lactancia segregas oxitocina, una maravillosa hormona que fluye por tu riego sanguíneo cada vez que tu bebe está cerca y te llena de su inagotable néctar de amor. Es normal en la lactancia sentirse menos atraída sexualmente por la pareja, ya que todos los símbolos eróticos del cuerpo se convierten en símbolos maternales. Aun así, no olvidemos que la oxitocina no sólo es la encargada de facilitar la subida de la leche. La oxitocina es la hormona que provoca las contracciones uterinas llevándonos al éxtasis del orgasmo, por eso, pasada la lactancia es necesario no dejar que la mente perezosa se abandone y, recuperar el erotismo.

¿Cómo recuperar nuestro erotismo, subir la libido y sentirnos nuevamente mujeres deseosas y deseadas?

La primera clave importante es sentirte hermosa, seductora, femenina y empoderada de tu cuerpo sexual.
Regálate un baño de agua tibia con esencia de rosas a la luz de unas velas aromáticas. Pon  música que te resulte sugerente y deja que el agua de tu baño se llene de espuma.

La segunda clave es el juego, como lo hacen los niños que desconocen de tabús y prejuicios, investigando y siempre buscando los límites.
Busca los tuyos, al final la sexualidad está sostenida en gran parte por la creatividad. 
Cierra tus ojos, sumergida en el agua, déjate llevar por las sensaciones y no por los pensamientos. Juega con tus manos, acaríciate, descubre, indaga que hay en tu cuerpo, que partes son más sensibles, que visiones eróticas te vienen a la mente que te hacen reír y disfrutar y entonces recréate en ellas. Ésta sólo es una de tantas cosas que puedes hacer para encontrarte contigo misma y redescubrir tus gustos, tus necesidades sexuales, tus zonas sensibles y erógenas.

La tercera, y muy importante clave, es eliminar todos los condicionamientos religiosos, de culpabilidad, vergüenza y miedo. No hay un dios mirando mientras tocas tu cuerpo, no estás siendo infiel a nadie mientras tocas tu cuerpo, sólo estás dando amor al amor, estás generando energía vital y sexual, estás moviendo el calor de tu cuerpo y conectando con la energía divina que se confabula para que puedas sentir el clímax, que todo ser humano merece y debe sentir.
No obstante, no sólo recuperar el erotismo es importante para tener una sexualidad satisfactoria. Fortalecer el suelo pélvico es otra importante clave.  Muchas mujeres después del parto pierden la fuerza pélvica e incluso se quedan con problemas de incontinencia urinaria crónica. Esto es debido a la debilidad del suelo pélvico. Si este es tu caso, no lo ignores, esfuérzate por fortalecer tu suelo pélvico que además mejorará tu salud.
Aquí te dejo un enlace donde te explican bien los ejercicios necesarios para fortalecerlo con una amplia explicación sobre el tema:

Si nunca has leído literatura erótica, también te animo a que lo pruebes. Hay escritoras maravillosas que tienen una forma explícita y poética de describir escenas sexuales que abrirán tu apetito sexual y despertarán tu imaginación. Mi favorita es Catherine Millet, una crítica de arte y escritora francesa, autora de “La vida sexual de Catherine millet” realmente basto y exquisito al mismo tiempo. 

Luego hay libros más profundos y místicos, como el Kamasutra, que hemos frivolizado por su popularidad, pero que en verdad tiene grandes enseñanzas sobre la sexualidad.
Para Vatsiaiana, escritor de kamasutra, la sexualidad es unión divina. Esta definición me parece inmejorable.


Si tu libido está baja, será que tu cuerpo está frío.
Caliéntalo, deja de lado tantas ensaladas crudas, frutas tropicales, refrescos y alcohol.
Toma bebidas calientes con jengibre y pimienta. Pon fuego en tus platos y haz cocciones largas que den vitalidad a tus riñones, motor de nuestro cuerpo. Descansa profundamente en las noches y deja que las mañanas y las tardes sean las horas de conexión y complicidad con tu pareja y tu sexualidad, no hay nada peor para la libido que estar cansado en la noche y esforzarse para hacer el amor. El amor no requiere de esfuerzo.



-En verdad padre, tengo algo terrible que confesar. Me arañé yo misma una noche, luego me acaricie y…
-Niña, niña- la reconvino el sacerdote-, debes dejar eso inmediatamente! Es un acto impuro y arruinara tu vida.
-¿Por qué es impuro?- preguntó Linda presionando contra la borda.
Su exitación iba en aumento. El sacerdote se inclinó tanto sobre ella que sus labios casi le tocaron la frente. Ella estaba mareada.
-Esas caricias sólo te las puede prodigar tu marido. Si abusas de ellas, te debilitarás y nadie te amará. ¿Cuántas veces lo has hecho?
-Tres noches, padre. También he tenido sueños.
-¿Qué clase de sueños?
-He soñado que alguien me tocaba allí.
Cada palabra que pronunciaba acrecentaba su exitación, y fingiendo culpa y vergüenza, se arrojó contra las rodillas del sacerdote y bajó la cabeza como si estuviera llorando; en realidad, lo que ocurría era que el contacto con la borda le había producido un orgasmo y estaba temblando. El sacerdote creyendo que se sentía culpable y avergonzada, la tomó en sus brazos, la levantó de su posición arrodillada y la consoló.

(Continuación del texto sacado de Delta de Venus de Anais Nin)


“Nuestro cuerpo y su funcionamiento, es una reproducción del bio rritmo de la tierra. Si te acercas a ella desde una visión más amplia y observas las estaciones y todo lo que ellas traen consigo y entiendes que tú también formas parte de ese cambio constante, te será fácil saber que necesita tu cuerpo para estar en equilibrio” 



3 comentarios:

CALOR INTERNO

TE DE ARROZ TOSTADO

Sigue la lluvia. Son las doce de la noche pasadas y tanta activación del cielo me tiene despierta con la cabeza llena de ideas.
oír como rebota el agua en el suelo, visualizar la densidad escurrirse entre las alcantarillas, salir al balcón, tomar el aire y recordar que tiene olor a tierra húmeda.









Por defecto profesional, me vino de inmediato a la mente cuantas personas estarían con el cuerpo desconcertado por el cambio del clima estos días. Entonces me senté en mi estudio, abrí el ordenador y lo primero que vi fue un comentario muy apropiado, escrito por Iratxe de la Torre en mi ultimo post, preguntando por el té de arroz tostado.

Resulta que este té, es una mezcla de elementos infalible para días de frío.
especial para curar gripes, tos seca y congestión. Calienta el cuerpo y deja sensación de bienestar.
Así que no encuentro mejor forma de emplear mi desvelo, que compartiendo esta sencilla receta, apta para tod@s en casa.

INGREDIENTES:

- Arroz integral redondo
- jengibre
- limón
- melaza de arroz


PREPARACIÓN:

- Tostar cuatro cucharadas soperas de arroz integral en una olla pequeña pero profunda. No dejes que se carbonice! El arroz estará tostado cuando empiece a oler a palomitas de maíz y su color sea dorado.
- Vierte sobre el arroz tostado cuatro o cinco tazas de agua.
- Corta 5cm de jengibre en trocitos pequeños y añádelos al agua de arroz.
- Deja hervir el té hasta que el arroz se haya abierto y déjalo a mínimo 5 mn más.
- Sirve el té en una taza, colando el arroz y el jengibre. Exprime sobre él medio limón Y Añade media cucharada sopera de melaza.
Es importante que tomes el té bien caliente y a ser posible en la cama o con el cuerpo cubierto.
Ya veras que reconfortante y aliviador es.
El arroz limpia y da centro, el jengibre calienta y mueve el estancamiento, el limón desinfecta y alcaliniza, y la melaza de arroz suaviza.

Gracias Iratxe por tu comentario!!!! Espero que te sirva y a muchas personas más!

Gracias y buenas noches!
:)

Natalia Restrepo

3 comentarios:

RE-CONSTITUYENTE

RE-CONSTITUYENTE

Cuando creíamos que llegaba la primavera, bajaron nuevamente las temperaturas y nuestro organismo entro en shock!
Quizás hablo sólo por mi, pero este frío me ha dejado con ganas de no salir, quedarme en casa leyendo y cocinar platos calientes y reconstituyentes…


Si sueles constiparte a menudo, tener infecciones de pecho, respiración alterada, mucosa nasal y sinusitis, este plato te va a servir!!!!!







Ayer, después de caminar bajo la lluvia mucho tiempo, llegue a casa y tenia el cuerpo helado!
Encendí la calefacción y me prepare un té de arroz tostado con jengibre ( perfecto para estos días) y me senté a escribir un rato…
pasada una hora no entraba en calor y sentí como mi cuerpo necesitaba algo más que un té o el frío interno terminaría por enfermarme.
Así que repasé mis apuntes de Macro y recordé esta maravillosa receta, que además de ser depurativa es muy reconstituyente.
Puede ser que no sea el plato estrella de invierno, pero es un plato que nutre la energía mas profunda de la mujer, limpia mucosas, da vitalidad y calor.
Además pensé que era perfecto para limpiar los excesos de estos días festivos en Valencia!

ARROZ DULCE CON SOJA NEGRA

INGREDIENTES:

- 1 vaso de arroz integral (75% arroz dulce y 25% arroz grande redondo)
-  1/4 de soja negra
-  3 cuadrados de tofu seco deshidratado
-  sal

PREPARACIÓN:

- Lava bien el arroz con un colador grande. Una vez esté lavado, déjalo en remojo toda la noche.
- Remoja el tofu seco, y cuando veas que esta hidratado, tira el agua (puedes tirarla a las plantas).
- La soja negra es importante limpiarla bien con un paño húmedo ( no la laves). Utiliza una olla a presión para preparar la cocción. Tuesta a fuego medio la soja negra hasta que desprendea olor a nuez y entonces, remójala con un chorrito de agua.
-  Corta el tofu en tiras de 1 cm y añade los trocitos en la olla. Posteriormente, vierte también el arroz con el agua del remojo, añade un vaso de agua más y una pizca de sal.
-  Tapa la olla sin la válvula y cocina a fuego mínimo durante 10 minutos. Pasados estos 10 minutos, coloca la válvula de la olla y deja la cocción a fuego alto durante 15 min ( según tu olla express). Depués, baja el fuego al mínimo y cuece durante 30 minutos con difusor.

El plato debe quedar meloso y la soja negra blanda.
Puedes servirlo con un poco de gomasio y acompañarlo con brócoli al vapor, aliñado con vinagre de arroz.

Si el frío sigue metido en el cuerpo, lo mejor es poner los pies en un barreño con agua caliente, cubrirte con una manta, cerrar los ojos y respirar hasta que tu cuerpo entre en calor!

Ya me contáis que tal os quedo y todas las dudas que tengas.

“Nuestro cuerpo y su funcionamiento, es una reproducción del bio rritmo de la tierra. Si te acercas a ella desde una visión mas amplia y observas las estaciones y todo lo que ellas traen consigo y entiendes que tú también formas parte de ese cambio constante, te será fácil saber que necesita tu cuerpo para estar en equilibrio”

Si necesitas información más personalizada, escríbeme.

Natalia Restrepo

2 comentarios:

ENDOMETRIOSIS


La endometriosis es una enfermedad que cada vez se extiende más en nuestra sociedad actual. Un alto porcentaje de mujeres la sufren e incluso gran parte de ellas pasan tiempo sin saber que la tienen. 
En el plano emocional, la endometriosis es la alarma que salta cuando se crea una gran separación entre las necesidades emocionales de la mujer y sus acciones competitivas y productivas realizadas para satisfacer su relación con el mundo exterior. Cuando estas dos fuerzas de distinto camino entran en conflicto, el sistema inmunitario crea anticuerpos contra sí mismo, bloqueando todo su sistema cíclico, hormonal y reproductor.







Para que podamos visualizarlo mejor, lo explico fisiológicamente.

El endometrio es el revestimiento mucoso que se encuentra en la cavidad uterina. Esta mucosa va aumentando su grosor a medida que va pasando el ciclo lunar de cada mujer, enrollándose en las paredes del útero y creando la calidad y temperatura necesaria para permitir la asociación (al final del ciclo) del óvulo fertilizado.
En caso de no haber fertilización, este revestimiento se desprende de las paredes uterinas, permitiendo así, al cuerpo de la mujer, limpiar y regenerarse para un nuevo ciclo a través de la menstruación.
Sin embargo, este revestimiento mucoso puede perder su calidad asociativa, tornarse ácido y espeso, y negar la posibilidad al óvulo fecundado de ser cuidado. 
Normalmente, cuando esta mucosa endometrial pierde sus facultades y no se regenera debidamente, se queda estancada en las paredes uterinas ciclo tras ciclo emancipándose hacia la pelvis, intestinos y en casos extremos a pulmones.
Los síntomas más llamativos de la endometriosis son la infecundidad, ciclos menstruales irregulares, dolores en la pelvis, reglas dolorosas con abundancia de coágulos y molestias en el acto sexual.
Sin embargo, es difícil diagnosticar la endometriosis, incluso puedes pasar toda la vida con ella y no saberlo. 
Muchas mujeres con endometriosis viven silenciosamente en conflicto con la presión biológica del cuerpo de ser fecundado y el trasiego de una vida altamente productiva laboralmente. 

Hay muchos casos de mujeres que han negado su deseo de ser madres o no lo han expresado a sus parejas por miedo a la alteración de la relación y se han quedado “enquistadas” en un estado aparente de felicidad, nuevamente por cumplir las expectativas externas y han desarrollado endometrisosis como resultado del rechazo a sí misma.



Antes de hablar de las repercusiones físicas que tienen ciertos hábitos alimenticios para aumentar el riesgo de endometriosis, me gustaría plantear algunas preguntas, que puedes hacerte y responderte según tu grado de compromiso y honestidad contigo misma.


*  La mejor forma de hacerte preguntas, es tumbarte con los ojos cerrados en un lugar silencioso. Coloca tu mano derecha sobre el costado izquierdo bajo el pecho y tu mano izquierda en la zona baja del abdomen bajo el ombligo. Relájate tomando algunas respiraciones profundas mientras calmas tu ritmo cardíaco y conectas con tu ritmo orgánico. Relaja cada parte de ti que esté en tensión y conecta con tus manos a través de la piel con tu cuerpo, que está ahí, latente, esperando a ser escuchado, y entonces pregúntate:

- ¿Me amo y actúo en consecuencia con este sentimiento?
- ¿Pongo las necesidades de mi pareja o familia por delante de las mías para ser aceptada o querida?
- ¿Cuáles son las necesidades emocionales a las que ahora necesito prestar atención?
- ¿Quiero ser madre?
- ¿Quién o qué me impide ser madre?
- ¿Estoy dispuesta a eliminar de mi vida estos impedimentos?
- ¿Tengo miedo de no ser reconocida?

Éstas son preguntas muy fuertes, que requieren de tiempo, maduración e integración. Pero seguramente mientras te las haces ya estás obteniendo respuestas.
La batalla más difícil de vencer en nuestra vida es la del ego. 
Desde muy pequeñas adoptamos actitudes forzadas para enorgullecer a nuestros padres. En la adolescencia lo hacemos para integrarnos en un círculo concreto y sentirnos aceptadas, y más adelante, si no hemos sabido romper con estos condicionamientos, maduramos con partes de nuestra esencia que se van pudriendo dentro y nos enferman. 
Es difícil desenmascarar la angustia por el paso del tiempo, la sensación de haberse equivocado de persona o trabajo, aceptar como florecen instintos primarios que nada tienen que ver con el discurso del intelecto. Yo, sin embargo, considero más difícil aguantar la respiración y vivir asfixiada. Vivir sometida y llegar a creer que no pasa nada. Pensar que algún día la angustia se ira disipando o que mágicamente saldrás de la encrucijada que has ido tallando.  
Encuentro aterrador levantarse cada mañana y vestirse para el teatro de la vida y esperar aplausos...

Ojalá, éste no sea tu caso y hayas conseguido vomitar el miedo a la opinión publica. Ojalá hayas re-informado  las células de tu cuerpo que estaban supeditadas por la opresión de tus antepasadas y puedas leer este post sintiéndote lejana a él.


De igual manera, no está demás, sobretodo en edades en las que las células van más lentas y todos los procesos regenerativos se van aletargando, que cuidemos con mas ahínco nuestra salud modificando los hábitos alimenticios. 

La comida no está para saciar tus necesidades emocionales. La comida está para cuidar del organismo y su sistema energético en consonancia con tu medio ambiente.


Todo alimento generado por la tierra, contiene una carga energética. Para explicarlo de forma simple sin que esto se convierta en una enciclopedia de salud aburrida, podemos tomar como ejemplo la variedad cambiante de verduras y frutas que surgen de la tierra según la estación del año y cómo éstas a su vez suplen nuestras necesidades fisiológicas estacionales.
En verano tenemos abundancia de frutas que enfrían y refrescan el cuerpo y en invierno se producen más verduras y legumbres que mantienen el calor interno. Por esta sencilla razón, no planificada con ningún fin, simplemente espontánea de la naturaleza, estoy convencida de que comer productos orgánicos es saludable, porque vamos al ritmo del organismo de la tierra y nos integramos en su armonía.

Si decimos pues, que el endometrio es una mucosa suave, que precisa de una temperatura cálida y textura que permita al óvulo adherirse a él para guardarlo y permitir que el proceso de fertilización llegue a su fin, ¿cuáles serían los productos que eliminaríamos de nuestra dieta?
- queso (sobre todo quesos curados)

- leche de vaca
- mantequilla
- aceite crudo
- carnes grasas

- salmón y atún

- harinas refinadas

- azúcar
- alcohol (de mala calidad)
- químicos (pastillas, bebidas azucaradas, snakcs)

Todos éstos con un contenido graso muy fuerte, que el cuerpo no integra bien y destruyen la calidad del endometrio.

En el caso del aceite crudo, entendiendo que estamos en el Mediterráneo, lo que haría sería reducir la cantidad exagerada que ponemos en nuestros platos (el aceite crudo al llegar al cuerpo se enfría, perdiendo movilidad y se estanca generando mucosidad).

Si tienes esta disfunción, es importante diseñar una dieta adecuada a tu vida y a tu grado de endometriosis.
Sin embargo,  yo añadiría ciertos alimentos a tu dieta:
- Daikon (según prescripción)

- Rábanos
- Shitake
- Zumo de zanahoria y jengibre
- Sopa de miso

- Té Kukicha
- Apio
- Bardana
- Umeboshi (según prescripción)
- Arándanos y frambuesas
- Cereales integrales (arroz, cebada, espelta, mijo)

“Nuestro cuerpo y su funcionamiento, es una reproducción del Bio ritmo de la tierra. Si te acercas a ella desde una visión mas amplia y observas las estaciones y todo lo que ellas traen consigo y entiendes que tú también formas parte de ese cambio constante, te será fácil saber que necesita tu cuerpo para estar en equilibrio” 



Si necesitas información más personalizada, escríbeme.

Natalia Restrepo

0 comentarios: